20 jul. 2012

Doutrina Social: La Familia


LA FAMILIA CÉLULA VITAL DE LA SOCIEDAD
I. LA FAMILIA, PRIMERA SOCIEDAD NATURAL

209 La importancia y la centralidad de la familia, en orden a la persona y a la sociedad, está repetidamente subrayada en la Sagrada Escritura: « No está bien que el hombre esté solo » (Gn 2,18). A partir de los textos que narran la creación del hombre (cf. Gn 1,26-28; 2,7-24) se nota cómo —según el designio de Dios— la pareja constituye « la expresión primera de la comunión de personas humanas ».458 Eva es creada semejante a Adán, como aquella que, en su alteridad, lo completa (cf. Gn 2,18) para formar con él « una sola carne » (Gn 2,24; cf. Mt 19,5-6).459 Al mismo tiempo, ambos tienen una misión procreadora que los hace colaboradores del Creador: « Sed fecundos y multiplicaos, henchid la tierra » (Gn 1,28). La familia es considerada, en el designio del Creador, como « el lugar primario de la “humanización” de la persona y de la sociedad » y « cuna de la vida y del amor ».460

210 En la familia se aprende a conocer el amor y la fidelidad del Señor, así como la necesidad de corresponderle (cf. Ex 12,25-27; 13,8.14-15; Dt 6,20- 25; 13,7-11; 1 S 3,13); los hijos aprenden las primeras y más decisivas lecciones de la sabiduría práctica a las que van unidas las virtudes (cf. Pr 1,8-9; 4,1-4; 6,20-21; Si 3,1-16; 7,27-28). Por todo ello, el Señor se hace garante del amor y de la fidelidad conyugales (cf. Ml 2,14-15).
2
Jesús nació y vivió en una familia concreta aceptando todas sus características propias 461 y dio así una excelsa dignidad a la institución matrimonial, constituyéndola como sacramento de la nueva alianza (cf. Mt 19,3-9). En esta perspectiva, la pareja encuentra su plena dignidad y la familia su solidez.
QUERIDO MONSEÑOR:

Buen Padre y amigo deja que yo pose siempre mis pies en tus pisadas. Enciende en mi una centella de ese Amor por Cristo; que siempre te ardió en el pecho. Enciéndeme en las llamaradas de ese celo ardiente, de la santificación y salvación de las almas. Y que yo pueda como tu, ser Sol que les ilumine el camino, ser calor que les caliente el corazón, en el amor de Cristo, para que un día todos juntos encontremos la unión perpetua de amor en el seno del Padre, y en la intimidad de Jesucristo y del Espíritu Santo a quién todos procuramos servir en la tierra. Ayúdame OH Padre y llegaré con el auxilio de la gracia divina donde tú has conseguido llegar y así en la tierra iniciaremos un canto nuevo que resonará más claro y más vibrante por toda la eternidad, rindiendo sin fin al hijo, y al Espiritu santo la gloria que le es debida por los siglos de los siglos. Amén.

17 jul. 2012

El Fundador


Fundación

El Instituto Secular de las Cooperadoras de la Familia, fue fundado en la ciudad de Guarda, el 4 de Junio de 1933 (Domingo de Pentecostés del Año Santo de la Redención) por el Padre Joaquim Alves Brás (link para o site do Fundador). Erecto canonicamente el Instituto Secular de derecho diocesano el 18 de Febrero de 1961, en el Patriarcado de Lisboa, y en 2000 elevado al grado de derecho Pontificio.
Designación:
La designación “Cooperadoras de la Familia” indica a sus miembros la misión específica de ayudar a cada familia humana a ser, a ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret, comunidad de vida y de amor, lugar y espacio de humanización de la persona humana y de la sociedad. 



Con la Sagrada Familia de Nazaret, queremos ser verdadero fermento cristiano a actuar en el mundo mostrando que se puede ser fiel al evangelio, apreciando, desenvolviendo y orientando los valores temporales para el bien común de la humanidad, a partir del seno de las familias.

26 feb. 2012


Creemos, que nuestro Instituto se trata de un don, suscitado en la Iglesia por el Espíritu de Dios, y compartido hoy por algunas centenas de mujeres que, siguiendo el rastro de su Fundador, tienen una visión profética de la Familia, en un mundo en mudanza.
Así, dedicamos toda nuestra vida al cuidado de la santificación de la familia, fuente de la vida humana y principal agente de transformación del mundo.