26 feb. 2012


Creemos, que nuestro Instituto se trata de un don, suscitado en la Iglesia por el Espíritu de Dios, y compartido hoy por algunas centenas de mujeres que, siguiendo el rastro de su Fundador, tienen una visión profética de la Familia, en un mundo en mudanza.
Así, dedicamos toda nuestra vida al cuidado de la santificación de la familia, fuente de la vida humana y principal agente de transformación del mundo.